Truth about camps

Los campos de concentración alemanes en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial

Los campos de concentración y los campos de exterminio alemanes existieron en los territorios polacos durante toda la ocupación. Justo después de la invasión alemana de Polonia de 1939, ya en octubre, la policía alemana estableció los campos de concentración para los prisioneros civiles polacos y para los organizadores de movimientos de resistencia al ocupante. De entre más de 100 miles prisioneros, según los datos del Instituto de Memoria Nacional polaca, la gran mayoría fue fusilada.

A partir de mayo de 1940, tras la creación de KL Auschiwtz, que originalmente había sido creado para los prisioneros polacos, la red de los campos de concentración en Polonia ocupada empezó a crecer de una manera muy dinámica. KL Lublin („Majdanek”), KL Stutthof y KL Gross-Rosen eran los más grandes. Desnutrición, malas condiciones sanitarias y trabajo físico duro - así eran los elementos de la estrategia de exterminio de los prisioneros.

En el año 1941, a las tareas realizadas por los campos alemanes se añadió una más  - la exterminación masiva. Originalmente suponía el exterminio de las personas de etnia romaní, pero muy pronto empezó a afectar también a la población judía - era la solución de la denominada cuestión judía. Se ejecutó las matanzas en las cámaras de gas usando el Zyklon B o gases de escape.

A partir del año 1942 en el territorio polaco surgían los campos de exterminio destinados solo al exterminio masivo de grupos específicos como judíos, gitanos, polacos que ayudaron a los judíos o prisioneros soviéticos. A esos campos, administrados por los funcionarios alemanes de Gestapo y SS, se enviaba los prisioneros de toda la Europa ocupada por los alemanes. Los campos más grandes eran los de Chełm, Bełżec, Sobibor y Treblinka.

Campos de concentración, campos de trabajos forzados y campos de exterminio - diferenciación

Hay tres tipos de campos que existieron en los territorios polacos durante la ocupación. En los campos de trabajos forzados, la población de Polonia ocupada era obligada a trabajar para el ocupante, sobre todo en las fábricas de armas. Las condiciones en estos campos eran inhumanas y además, los prisioneros eran brutalmente oprimidos.

Los campos de concentración eran lugares de aislamiento, de trabajo servil y de represión continua de las personas que las autoridades alemanes consideraban enemigas. Los campos de concentración surgían tanto en el territorio alemán como en todos los países ocupados, sobre todo en Polonia. Tanto las personas involucradas en el movimiento de resistencia al ocupante nazi como los que pertenecían a los grupos destinados al exterminio eran enviadas alli. Durante la Segunda Guerra Mundial hasta 2 mil personas fueron matados en los campos de concentración.

Los campos de exterminio fueron creados por los alemanes con el fin de exterminar inmediatamente a las personas llevadas allí, sobre todo a los judíos y a las personas de etnia romaní, usando sobre todo las cámaras de gas. Las víctimas eran enterradas en fosas comunes o llevadas a los crematorios situados en el territorio del campo. Sus bienes eran robados.

Campos de exterminio alemanes en Polonia

El campo de exterminio de Auschwitz, hoy en día uno de los símbolos de la Segunda Guerra Mundial y del Holocausto, era el campo más grande de toda la Alemania nazi. Desde el año 1941, con sus numerosos campos satélite, unía las funciones de campo de concentración y de campo de exterminio. Durante los años de funcionamiento del campo unos 1,3 millones de personas fueron llevadas allí, de los cuales alrededor de 1 millón murieron en cabinas de gas, por el hambre, trabajando en condiciones inhumanas o en consecuencia de los experimentos pseudomedicos conformes a la política de Alemania nazi. 

Otro campo de exterminio en el territorio polaco era el Kulmhof en Chełmno, creado en diciembre de 1941. A principio exterminaron allí a la población judía del región Reichsgau Wartheland y a los prisioneros del oeste de Europa, después a la población llevada a Kulmhof tras el cierre del ghetto de Łódź. Alrededor de 160 miles de personas fueron matados en furgonetas de gas.

En el territorio de Gobierno General hubo cuatros campos de exterminio alemanes, dónde en los años 1941-43 los alemanes mataron a unos 2 millones de personas, sobre todo en el marco de la Operación Reinhard. El objetivo principal de esa operación llevada a cabo por las SS era el exterminio de la población judía que vivía en los territorios polacos.

En el campo de Bełżec, creado en el año 1942, los alemanes exterminaron a la gente en las cámaras de gas usando el gas de escape. Por lo menos 434 506 personas murieron alli. En el campo de Sobibor murieron alrededor de 250 miles de personas. Este campo fue cerrado en noviembre de 1943 tras la rebelión de los prisioneros. En el campo de Treblinka, que también fue cerrado en el año 1943, 800 miles de judíos fueron matados. En los tiempos de la Operación Reinhard, el exterminio masivo tuvo lugar también en el campo de Majdanek, pero no se sabe el número exacto de las víctimas.

Todos los campos de concentración, de trabajos forzados y de exterminio, que durante la Segunda Guerra Mundial existieron en los territorios polacos incorporados a la Alemania nazi y en el territorio de Gobierno General, fueron creados por las autoridades alemanes. Los funcionarios alemanes ejercieron el poder alli. En los territorios de los campos se ejecutaba las disposiciones políticas de las autoridades de Alemania nazi como, entre otros, los exterminios masivos, trabajos forzados y experimentos pseudomedicos.

Transl.: Ludmiła Kruszewska